Vinaora Nivo Slider 3.x
Vinaora Nivo Slider 3.x

Sentencian a 40 años de prisión a un responsable del asesinato de 11 personas en Coxcatlán

  • Agencias
  • Miércoles, 31 Octubre 2018 13:28
  • Publicado en Seguridad

A casi dos años y medio de la masacre de una familia en el municipio de Coxcatlán, finalmente el único detenido fue sentenciado a 40 años de prisión, por los delitos de homicidio calificado y tentativa de homicidio calificado.

La Fiscalía General del Estado informó que ante el seguimiento a las investigaciones y la aportación de elementos probatorios, por parte de la Fiscalía de Investigación Regional, Carlos Martínez Sánchez fue encontrado penalmente responsable del fallecimiento de 11 personas, así como de ataques contra dos menores que resultaron lesionadas.

Los hechos se registraron el 9 de junio de 2016, cuando Carlos en complicidad con más personas, ingresaron violentamente a un domicilio en la comunidad de San José El Mirador, Coxcatlán, Tehuacán, donde privaron de la vida con impactos de arma de fuego y armas punzocortantes a 5 personas: Plácida N., Isabel N., Baltazar N., Belén N. y Silvia N.

Minutos después, entraron a otro domicilio privando de la vida de la misma forma a otras 6 personas: Clemente N., Alejandra N., Jonathan N., Ángel N., María Monserrat N., y Carolina N.

Derivado de lo anterior, la Fiscalía desahogó diversas diligencias que permitieron identificar y detener a Carlos Martínez Sánchez como uno de los responsables.

Mediante un comunicado, la Fiscalía explicó que una vez vinculado a proceso, se agotó la investigación complementaria y etapa intermedia. Al quedar demostrada su culpabilidad en audiencia de juicio oral, se obtuvo una sentencia condenatoria. Asimismo, precisó que las investigaciones continúan para dar con el paradero de más personas involucradas en los hechos.

La Fiscalía General del Estado destacó que proporcionó acompañamiento a familiares y víctimas, proporcionando albergue, alimentos, atención psicológica y asesoría jurídica.

Tras los hechos violentos, los sobrevivientes al ataque tuvieron que cambiar su lugar de residencia y abandonar su comunidad ante el temor de correr la misma suerte que sus consanguíneos.

Valora este artículo
(2 votos)