Entre tradición y compromiso: padres amorosos

Escrito por Misael Palacios.

padresEn 1910 la estadounidense Sonora Smart Dood tuvo la idea de honrar a su padre, un veterano de guerra que enviudó y se esmeró en el cuidado de sus hijas e hijos. Su idea del “Día del Padre” era reconocer el papel del padre en la sociedad, especialmente, en aquellos varones que se esmeraban en su rol de educadores y cuidadores, esta idea quedó en el olvido por un tiempo, fue retomada más adelante por Harris C. Meek en 1915 y en 1920 la iniciativa fue aprobada por el presidente de Estados Unidos quien convirtió el día en una celebración nacional.

En México se comenzó a celebrar el Día del Padre en algunos centros educativos y posteriormente fue tomando fuerza. Actualmente, se festeja cada tercer domingo en el mes de junio. Por ello es importante reconocer a los padres que cada día se involucran en el cuidado y la crianza.

Cuando el machismo invade nuestros pensamientos nos llevan a actuar distantes, autoritarios, violentos, de pocas palabras y dueños de la verdad en casa, éstas ideas nos llevarán a pensar que la gran y única responsabilidad es llevar el dinero a casa. Por eso es importante revisar nuestras historias de vida, posiblemente esto lo aprendimos de nuestros padres y abuelos y creemos que la vida es así. Sin embargo, podemos plantearnos la posibilidad de hacer las cosas de manera distinta con nuestras hijas e hijos.

El machismo impide pensar y actuar con libertad en actividades indispensables con las hijas e hijos por el miedo a la crítica o al señalamiento de “eso no le toca a los hombres”. Hoy reconocemos la labor de padres que no se avergüenzan por peinar a sus hijas, a preparar la comida, a lavar el uniforme escolar que urge para el siguiente día, que juegan con sus hijos varones sin utilizar la violencia, que enseñan a no dañar a otros y ser mejores personas. A los padres albañiles, herreros, maestros, abogados, campesinos, carniceros, médicos, comerciantes, panaderos, que a pesar de haber sido educados en una sociedad machista deciden tener relaciones respetuosas con sus parejas porque saben que esa relación también está educando a sus hijas e hijos.

El día del padre nos da la oportunidad para pensar en nuestro papel como tales, cómo nos asumimos aunque no seamos padres biológicos pero estamos paternando a una niña o un niño que es parte de nuestra vida. Cuidar a otros permite desarrollar empatía que significa ponernos en los zapatos de la otra persona, brinda la oportunidad de aprender a resolver los problemas de manera pacífica si sabemos escuchar la versión de cada persona. Los juegos nos permiten que la alegría y la diversión lleguen a nuestra adulta de preocupaciones y planes a futuro, olvidando el presente.

Ser padres en tiempos actuales donde el desempleo, la violencia social y vida precaria aumenta exige estar dispuestos al diálogo y compartir las emociones que se generan por las preocupaciones personales, laborales, familiares, este ejercicio podemos hacerlo con otros varones sin miedo a la sensibilidad o con personas que en la comunidad tiene dentro de sus funciones la posibilidad de la escucha como un consejero, un orientador escolar o religioso, una persona que ejerza la psicología, psicoterapeuta entre otras. Quedarse en silencio ante nuestras crisis, preocupaciones y malestares puede impedir desarrollarnos como personas completas, porque las emociones nos hacen personas y es imposible separarse de ellas.