Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x
Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

Se durmieron los Huehuentones en Teotitlán de Flores Magón ¿fin de una tradición?

  • Staff
  • Miércoles, 17 Abril 2019 13:51
  • Publicado en Principales

Hubo un tiempo en el que las “almas viejas vestidas de sol” que tradicionalmente inundan las calles en los pueblos de la Sierra Mazateca los días de muertos, los huehuentones —Cháj tó xo´ó en lengua mazateca—, salían a divertirse y a inaugurar las fiestas de carnaval en Teotitlán de Flores Magón, pero este 2019 no hubo jolgorio. 

Al respecto el presidente muncicipal de Teotitlán, Osmin Nieto Rodríguez señaló que "no puede estar en todo" y pidió a este medio de comunicación hablar con la directora de la Casa de la Cultura de Teotitlán, Telésforo Goanzalo Araujo Almogávar, Rosalba Araujo Juárez dijo que decidió suspender la actividad y no participar en la organización porque en 2018 el grupo que encabezaba la actividad más que rescatar la tradición estaba usando el festejo para canalizar simpatías políticas. 

"La tradición no es exclusiva de un ayuntamiento o de una dirección es una expresión del pueblo para el pueblo y no debe ser de un partido político con intereses indivuduales", manifestó la directora de la Casa de la Cultura, al tiempo que dijo que tampoco hubo participación del pueblo o intención expresa de realizar la actividad cultural. 

La tradición denominada “Carnaval de Huehuentones” previa a la celebración católica de Semana Santa, daba inicio tres días antes del Miércoles de Ceniza o comienzo de la Cuaresma, y se caracterizaba por ser un periodo de fiesta, para dar rienda suelta a los sentidos antes de guardarse para los días “santos”.

En su salida, los huehuentones, cada año, excepto este 2019, bailaban “Carnaval” un son de la autoría de Telésforo Gonzalo Araujo y al ritmo de la banda recorrían las calles y regalaban golosinas y licor.

Cada ocho días se sumaban nuevos participantes, en el quinto domingo desde el incicio se concentraban en el parque municipal y se premiaba al mejor disfraz.

El recorrido de los huehuentones en estas fechas de primavera iniciaba con la lectura del “testamento” y la quema del mal humor.

El carnaval culmina con un baile, luego de esto,  las “almas viejas” regresan al más allá hasta su regreso a la mazateca en noviembre, fecha en que se reunirán con sus familias en la tierra.

Ser un huehuentón, según las creencias mazatecas,  es abandonar tu alma y dejar que tu ser querido se apodere de tu cuerpo físico y baile para celebrar la vida, disfrutar de las ofrendas y honrar la mágica celebración a los Fieles difuntos.

En el anonimato, con máscara de Huehue, que es una palabra de origen náhuatl que significa "viejo" o "anciano", y está ligada al dios del fuego ancestral Huehueteotl, los mazatecos bailan entre guitarras y violines del 28 de octubre al dos de noviembre y disfrutan de sus ofrendas aguardiente, café, pan y fruta.

 

Valora este artículo
(1 Voto)