Vinaora Nivo Slider 3.x
Vinaora Nivo Slider 3.x

De cómo curar mordida de serpiente y enfermedades con herbolaria de la Sierra Mazateca

  • Staff
  • Lunes, 15 Abril 2019 12:54
  • Publicado en Principales

Un libro que contiene años de sabiduría transmitida por las familias de Apolonio Hernández, Epifanio Apolonio y vecinos de Sitio Caballero, Agua Iglesia y Patio Viejo y sus antiguas generaciones, originarios de la comunidad de Cerro Agua Camarón del municipio de San José Tenango, ahora están disponibles en lengua mazateca y español en un libro que financió la Secretaría de Cultura en su Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMyC) 2019.

El título Herbolaria y Medicina de la Selva Alta Mazateca So’nde xhuen, (Xka xki xi tjín ya ngíñá jehá sónng’a ‘Nde Nacínní) es parte del trabajo del  Colectivo So’nde xhuen,  en colaboración con Agua de Rayo, A.C. (Plataforma de Creación Etnográfica) y tiene 127 páginas.

Son 84 plantas y nueve animales que sirven para atender o prevenir distintos padecimientos, algunos comunes y otros más raros, entre ellos una picadura de víbora, por ejemplo, cuando los conocimientos de los ancestros han salvado a más de uno que para obtener el antídoto contra el veneno tendría que recorrer cuatro horas al hospital más cercano que se ubica en Huautla.

Sus autores sostienen que parte de la idea del libro es difundir entre las nuevas generaciones el uso de remedios naturales para estar sanos e “incitar a profundizar en el fascinante mundo de las plantas que rodean la Sierra Mazateca”.

La edición del libro corrió a cargo de Litay Ortega y la traducción a la lengua mazateca por el profesor Gabriel Carrera García).

Aquí reproducimos un extracto del prólogo y de las notas de la editora.

“Entre la variedad de flora de la zona están los platanares, malangar, flor de cempasúchil, quelite, chayote, xochicahui y guaxmole según la elección de cada familia.

También abundan los árboles frutales de mamey, guayaba, naranja, limón, nanchee, guanábana, aguacate, chinene, café y guajinicuil.

En los solares o traspatios, las mujeres siembran hierbasanta, estafiate, hierbabuena, epazote, tabaco, llorasangre, orégano, tronadora de huesos y muchas otras plantas comestibles y medicinales.

Felipe de 54 años y Juana de 45 años llevan 20 años trabajando como médicos naturistas en la región. Atienden a las personas en su casa, venden preparados de hierbas en la plaza de Tenango y también los llevan a domicilio a Llano de Árnica, Agua Golondrina, Cerro de la Cruz, Puerto Buenavista, campana u otras localidades.

Epifanio Apolonio de 82 años es curandero o chjota shiné desde hace décadas y también receta hierbas a las personas que acuden con él. Los remedios que a continuación vamos a exponer son fruto de la experiencia compartida de Felipe, Juana y Epifanio: la mayoría se los han transmitido sus padres y abuelos, muchos se los han compartido amigos, vecinos, médicos naturistas y otros los han aprendido en talleres comunitarios. Todos los remedios listados han sido probados con personas de Tenango y han dado resultados favorables.

Les recomendamos no excedan las dosis indicadas. Lo importante es atender los malestares a tiempo para que no se conviertan en padecimientos crónicos.

Las descripciones de las plantas se elaboraron a partir de las continuas observaciones de Felipe, Juana y los niños. Proporcionan información práctica para que la gente localice e identifique las plantas y las siembre en sus solares o patios. Las definiciones de las enfermedades las escribieron Juana y Felipe basándose en la experiencia de haber criado a sus 12 hijos. Los orígenes de las enfermedades los formularon ambos según su propia cosmovisión, a veces en acuerdo y otras veces en franca contraposición a ciertas concepciones hegemónicas de la medicina alopática.

Es importante precisar nuevamente que sus conocimientos médicos y herbolarios se han ido reconfigurando conforme han tenido intercambios enriquecedores con personas provenientes de distintas disciplinas o regiones. Todos los nombres de las plantas y de las enfermedades figuran tanto en español como en mazateco. La identificación científica de las plantas la realizamos Felipe y la que escribe, hojeando manuales de herbolaria y consultando plataformas virtuales como la Biblioteca digital de la medicina tradicional mexicana y Naturalista en donde pudimos corroborar algunas identificaciones con biólogos que genuinamente nos prestaron su ayuda. También acudimos al Herbario Nacional a identificar tres ejemplares precisos. Algunas plantas podrían no corresponder con el individuo propuesto si bien la mayoría de las familias están corroboradas.

La intención de haber buscado los nombres científicos es que los interesados puedan seguir indagando más sobre cada planta y puedan descubrir sus propiedades farmacológicas o químicas. Cuando estimamos que era enriquecedor, añadimos informaciones históricas o farmacológicas de algunas plantas.

Todos los dibujos fueron realizados por los hijos de Juana y Felipe: Judith, de 14, Juana de 12, David de 11. Mateo de 9, María Sabina de 8, Emmanuel de 6 y Dionisio de 4 años. El mapa de fauna fue elaborado por Mateo, David y Emmanuel. Las fotografías de las plantas así como la edición del libro fueron realizadas por su servidora siempre en activa colaboración con la familia.

Li, editora”.

 

Valora este artículo
(0 votos)